mayo 12, 2012

Unbreakable - M. Night Shyamalan


Conocida en Chile como "El Protegido", protagonizada magistralmente por Bruce Willis y Samuel L. Jackson. Es un intento del director indio de contar una historia de superhéroes de una forma distinta a lo que se acostumbra, pues no hace ni una grandilocuente cinta de acción plagada de efectos especiales, ni tampoco una comedia que se burle de los supuestos héroes, sino que desarrolla un entretenido thriller con tintes sobrenaturales.


David Dunn, aparentemente, es un hombre común y corriente que pasa por una crisis en su matrimonio, y también por una personal, pues no está conforme con la vida que eligió vivir.

Un día, David y su hijo se encuentran con Elijah, un hombre enfermo que desde pequeño volcó su pasión hacia los cómic, y cree ciegamente que en el mundo debe haber alguien que sea su opuesto perfecto. Como sus huesos son casi de cristal y es un hombre débil, según su lógica existe una persona que nunca se ha enfermado y tiene que ser casi indestructible, y para él esa persona es David, pues ha sido la única persona que ha salido ilesa de unas cuantas catrástofes, a las que era practicamente imposible sobrevivir.

David se dice a sí mismo que el tipo es un loco, pero en el fondo sabe que es distinto al resto, por esto mismo trabaja en la seguridad de un estadio como guardia; así, al estar contacto con la gente, descubre individuos peligrosos gracias a uno de sus dones. Conforme David va aceptando su tarea, va desarrollando otros "poderes". 

Debido a la aceptación de su destino (lo que de pasada pone muy contento a su hijo), siente que su vida  toma un sentido acertado, y está dispuesto a recorrer ese sendero de la mejor forma que se le ocurre. En este trayecto ve que lo suyo sí es de verdad, y está dispuesto a mantener una secreta vida como "vigilante", de día trabajando como una persona común y corriente, y por la noche tratando de limpiar los vicios de la sociedad.

Lamentablemente, y como en toda historia de superhéroes tiene que suceder, en este viaje también se topa con su némesis, una mente maquiavélica que no dudará en pasar por sobre quien sea para lograr sus retorcidos propósitos.

Como ya nos tiene acostumbrados Shyamalan, acá también hace un cameo; y juega con ciertos colores y lo que estos representan, al igual que en el Sexto Sentido. La diferencia es que en esa película sólo el color rojo fue el que se utilizó.


Published with Blogger-droid v2.0.4

ShareThis